Seleccionar página

Se van a cumplir cinco años desde que se estableció la obligatoriedad de realizar un procedimiento para obtener el certificado energético, necesario en toda transacción inmobiliaria de compra-venta o alquiler.

Hacemos balance de su contribución en la sostenibilidad y eficiencia energética de nuestros edificios.

Etiqueta energética

La obtención del certificado de eficiencia energética otorga al Propietario, o representante, el derecho de utilización, durante el periodo de validez del mismo (unos 10 años), de la etiqueta de eficiencia energética.

Esta etiqueta se incluirá obligatoriamente en toda oferta, promoción y publicidad dirigida a la venta o arrendamiento del edificio o unidad del edificio. Deberá figurar siempre en la etiqueta, de forma clara e inequívoca, si se refiere al certificado de eficiencia energética del proyecto (obra nueva) o al del edificio terminado.

Situación del parque de viviendas según su calificación energética

España cuenta con un parque de más de 25 millones de viviendas, de las cuales más del 90% se construyeron antes de la aprobación del último Código Técnico de la Edificación de 2006 que estipula qué aspectos energéticos hay que tener en cuenta a la hora de construir edificios.

Por tanto, exceptuando los inmuebles rehabilitados, se estima que unos 20 millones de viviendas (construídas y sin reformar después de 2006) presentan calificaciones energéticas “pobres” (letras F, G). Estos inmuebles tendrán el consumo energético medio más alto por m² o presentan tasas altas en emisiones de CO, dependiendo del indicador empleado para clasificarlos.

A continuación, se muestra de forma gráfica cómo es el reparto de las calificaciones según el último informe publicado por el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital (MINETAD, 2015).

Este informe se basa en un total de más de 1,5 millones de certificados realizados en edificios, de los cuales tan sólo un 1,5% es de nueva construcción.

Edificios nueva construcción

Los edificios nuevos presentan, en promedio, calificaciones medias C y D (medidas sobre la base del indicador de emisiones CO2), siendo la CC.AA. de Castilla León la que mejores calidades presenta y Canarias las más bajas.

Edificios existentes

Por su parte, las evaluaciones realizadas en edificios existentes son, como era de esperar, mucho peores. Predominan las letras de baja calificación: E y G.

Por CC.AA. Navarra y La Rioja destacan por ser la que tienen un parque de viviendas más eficiente, mientras que Canarias y Baleares son la que peores viviendas tienen en términos de eficiencia energética.

Características de un edificio sostenible

Estos son, en opinión de certificadosenergeticos.com, los factores más importantes que caracterizan una vivienda sostenible:

  1. Se construye sobre una parcela que dispone de servicios básicos existentes próximos.
  2. Está constituída por materiales que respetan el medioambiente y ha sido diseñada teniendo en cuenta el clima del lugar.
  3. Se ha realizado con técnicas modulares de construcción, y que permite la reutilización de materiales después de su uso.
  4. Sus usuarios aprovechan la energía de fuentes renovables.
  5. Disponen de instalaciones bien dimensionadas.
  6. Sus usuarios aprovechan la luz natural y utilizan iluminación de alta eficiencia energética.
  7. Consumo de agua de forma responsable.
  8. En ellas de generan menos residuos.
  9. Con buena calidad del aire en los espacios interiores.
  10. Y por último, una vivienda sostenible informa de su eficiencia energética, de su consumo y emisiones medias.

Beneficios del certificado energético

Son muchas las ventajas que se derivan de la estandarización del procedimiento de evaluación energética de un edificio, con intereses para los diferentes interesados (propietarios, constructores, agencias inmobiliarias, usuarios y administración pública).

El valor más importante es que informan al usuario de una evaluación objetiva del coste / ahorro económico que se deriva del uso y mantenimiento del inmueble en función de su calificación energética para unas condiciones de confort determinadas.

Otras ventajas relevantes son:

  1. Da a conocer las posibles mejoras para reducir el consumo energético.
  2. Permite comparar inmuebles más eficientes de otros que no lo son tanto.
  3. Facilita el poder acogerse a ayudas y subvenciones para la rehabilitación de la vivienda.
  4. Permite valorar el grado de confort esperado del inmueble.
  5. Redunda en un compromiso responsable por el medio ambiente más allá de la reducción de recursos energéticos.